La Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales (C.E.A.V.)
17 noviembre, 2017
El encendido discurso de Pepa Bueno en defensa del ‘tren digno’ para Extremadura
20 noviembre, 2017

ORGULLO EXTREMEÑO

‘Nos quejamos poco, y así nos va como nos va’, afirman algunos. No, nos quejamos lo justo. En general, los extremeños somos un pueblo ocupado en cosas tan cotidianas y poco noticiables como trabajar, intentar prosperar, ganar amigos, vivir en paz, acoger a quien nos visita o a quien viene a vivir con nosotros, abrir los ojos al mundo, descubrir cosas nuevas, dar contenido a cada día, cuidar de esta casa común que es Extremadura, inculcar valores a nuestros hijos…, en fin, esas cosillas.

Eso sí, igual que sabemos ser apacibles, también sabemos ser firmes. Si usted ve a los extremeños unirse para reclamar algo, tiéntese la ropa, porque vamos en serio, y somos muy tozudos, y piense además que, si este pueblo se moviliza, es que tiene razones sobradas.

Este 18N nos trasladamos a la plaza de España (¿adónde si no, qué mejor sitio que el foro de todos los españoles?) para exigir, como dice el conocido proverbio, la caña y no el pez. Póngannos en igualdad, dijimos y seguimos diciendo, y luego dependerá de nosotros, de nuestro esfuerzo e iniciativa, un futuro más próspero. Dennos los medios y verán como sabemos usarlos.

Porque esto no ha terminado, acaba de empezar. Cuando un pueblo como el extremeño se pone en pie a las cuatro de la madrugada para pegarse un palizón como el 18N no caben bromas, aunque protestemos de manera pacífica, festiva y hasta irónica (como hicimos aplaudiendo el anuncio de que, para no ser excepción, el tren fletado para la protesta venía con retraso, que fue la forma de RENFE de unirse a nuestra reivindicación).

Así lo han entendido no solo los extremeños, sino todas esas personas que, con su presencia en Madrid o su apoyo a través de mensajes en las redes, nos apoyan y además han alabado esa forma de hacer política ciudadana: yendo todos juntos, con razones, con ‘papeles’ como se dice, con argumentos, con banderas, con lo mejor de nuestra cultura, venciendo el cansancio a base de entusiasmo y con el propósito de no cejar hasta no conseguir justicia.

Este 18N ganamos muchos cómplices, sumamos muchos a los que ya teníamos porque nos conocen y nos aprecian, y desde lo de este sábado además nos admiran. Contamos con ellos, con todos, para continuar.

Nunca a los extremeños nos paralizó el miedo, nunca hubo metas lo suficientemente lejanas para que renunciásemos a alcanzarlas. Ahora no va a ser una excepción. Ya verán.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, si desea más información de que es una cookies pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR
Aviso de cookies